¿Tienes una duda o una consulta?

Contacta por nosotros por teléfono o a través de nuestro formulario de contacto.

¿Quieres estar informado?

Suscríbete a nuestro boletín quincenal para recibir artículos e información sobre nuestras actividades.

Terapia Psicológica

Terapia Psicológica

Cuando el malestar psicológico o emocional es tan intenso, duradero o frecuente que dificulta el razonamiento, altera la conducta e impide el desarrollo de la vida cotidiana con normalidad, entonces es el momento de acudir a un psicólogo para recibir terapia psicológica.

Los trastornos psicológicos más frecuentes están agrupados en las siguientes categorías:

puntos-pngTrastornos de ansiedad: Son trastornos relacionados con una respuesta excesiva de miedo o ansiedad por parte de la persona ante determinados estímulos o situaciones. En esta categoría se incluyen el trastorno de ansiedad generalizada, las fobias, la fobia social, la agorafobia, los ataques y trastornos de pánico, el trastorno por estrés postraumático, el trastorno obsesivo compulsivo y la hipocondría.

puntos-pngTrastornos del estado de ánimo: Son trastornos relacionados con una respuesta excesiva de tristeza y desánimo por parte de la persona como respuesta a una pérdida o ante determinadas situaciones personales no deseadas para las que no se encuentra una solución satisfactoria. Se acompañan de una disminución de la actividad de la persona, de la capacidad para disfrutar y de la motivación para iniciar o realizar actividades. En esta categoría se incluyen la depresión y la distimía.

puntos-pngTrastornos psicosomáticos: Son trastornos de carácter fisiológico (salud física) caracterizados por tener en su origen elementos psicológicos como desencadenantes. Algunos de los más comunes son el dolor crónico, las cefaleas tensionales, la hipertensión, los trastornos gastrointestinales o la cardiopatía isquémica.

puntos-pngAdicciones: Son aquellos hábitos en los que la persona ha perdido el control sobre una determinada conducta que está causando consecuencias negativas para la propia persona y su entorno (problemas de salud, problemas económicos, rechazo social, pérdida del empleo, disminución del rendimiento escolar, aislamiento, etc.). Las adicciones más habituales son el tabaquismo, el alcoholismo, la adicción a las drogas, el juego patológico o ludopatía, las adicciones a internet y a las nuevas tecnologías, la adicción al sexo, las compras compulsivas, la vigorexia o adicción al ejercicio físico o la adicción al trabajo.

puntos-pngTrastornos de la alimentación: Son trastornos caracterizados por una alteración grave en la conducta alimentaria de la persona (dieta extrema o ayunos, atracones o una combinación de ambos) que pueden estar acompañados o no de purgas (vómito provocado) y conductas compensatorias (ejercicio físico compulsivo y/o consumo de laxantes y diuréticos). Los más comunes son la anorexia y la bulimia. Afectan mayoritariamente a las adolescentes y mujeres jóvenes (90% de los casos), son difíciles de identificar y, en caso de no tratarse a tiempo, pueden tener graves consecuencias para la salud física de las personas.

puntos-pngProblemas sexuales: Hablamos de disfunciones sexuales cuando se produce una inhibición del deseo sexual o de los cambios psicofisiológicos normales en alguna de las fases del ciclo de la respuesta sexual. Las más comunes son la disminución del deseo sexual, la anorgasmia (ausencia de orgasmo), la eyaculación precoz, la disfunción erectil o el vaginismo (dolor vaginal durante el acto sexual). Las disfunciones sexuales son fuente de profundo malestar emocional (ansiedad, frustración y desánimo), problemas de pareja y pérdida de autoestima.

puntos-pngTrastornos del sueño: Se trata de un amplio grupo de padecimientos que afectan al desarrollo normal del ciclo sueño-vigilia. Dada la gran importancia del descanso nocturno en el bienestar de las personas, algunos de estos trastornos puede tener graves consecuencias sobre la salud y el buen funcionamiento cotidiano. Los más comunes son el insomnio, la apnea del sueño, el bruxismo, los terrores nocturnos, la narcolepsia, el sonanbulismo, el síndrome de piernas inquietas y la enuresis.

puntos-pngProblemas infantiles y juveniles: Son una serie de problemas psicológicos específicos de niños y adolescentes tales como la hiperactividad o el déficit de atención, los problemas de eliminación (enuresis), los miedos infantiles (separación de los padres), los problemas de conducta (timidez, agresividad) o los problemas de sueño (terrores nocturnos).

Toda terapia psicológica debe iniciarse con una fase de evaluación y diagnóstico en la que el psicólogo realizará al cliente una serie de entrevistas y pruebas con el objetivo de establecer cuál es el problema psicológico y de elaborar un tratamiento psicológico personalizado totalmente adaptado a las necesidades del cliente.

En TES, nuestros psicólogos siguen la corriente psicológica cognitivo-conductual, basada en la modificación de las creencias y los esquemas de pensamiento, las conductas y las respuestas fisiológicas entorno a las cuales se estructura el problema psicológico del cliente. Leer más sobre nuestra metodología.